viernes, septiembre 15, 2006

El Último Poder De La Reina


La reina espera a sus soldados, a sus hijos; sus vidas. Sale al balcón y hace sonar las trompetas y los tambores. Chicas con bellos y frondosos vestidos, salen a bailar entre la demás gente que también espera. Se cantan himnos alegres en la plaza principal de esa ciudad; que es alguna ciudad, como todas, que tiene inmortales palacios y testigos memoriosos en roca, que permanecen habitados por fantasmas heroicos. Y la reina alza su mano y todos la miran. ¡Allá vienen, son ellos! Y nadie entiende, nadie sabe que augura el regreso, pero no le dan importancia. Se acercan y el palacio se vuelve viejo, y los uniformes de los músicos ya no son más que decoraciones repetitivas; a las chicas se les rompen y caen grandes pedazos de sus vestidos. Llegan los grandes caballeros príncipes y la reina con la mano levantada, se da cuenta de que los caballos se han convertido en máquinas con motores; sabe (y tiene miedo) que cuando estire y baje su mano, estará rompiendo el tiempo.

5 comentarios:

Natalia dijo...

leí tus entradas a este blog, y debo decir q esta en especial me gustó mucho, el paso del tiempo parece llevarnos al "progreso" pero miremos atrás...wow, cuantas cosas hemos destruido sin darnos cuenta. Eres un maravilloso escritor!

Arbusto dijo...

Se siente todo el tiempo que algo va a pasar. Y, encima, pasa. Muy bueno.

drneon dijo...

Aunque no simpatizo particularmente con la monarquia la metáfora es muy buena mi hermano!

khemeya dijo...

me gusto mucho la relación que hiciste sobre pasado y ¿futuro? o presente... me gusto!!!
saludos

Dari dijo...

JAJA, bueno pues por fin t escribo.
Aunque la mayoria de esto te lo dije en persona, pero bueno subamos tu ego,^-^
La imagen me parecio muy clara, al menos lo es para mi.
De hecho en si es muy bello, de los que mas me han gustado(aunque pensandolo bien, no he leido muchos), bueno t prometo algo sigue escribiendo asi y por mi cuenta no terminaras en las vias del metro.