martes, agosto 01, 2006

La Nada


En la nada aparece tierra, que es llamada así pues no hay objeto más cercano a lo que ahí aparece. Nadie puede saber si flota o si se sostiene sobre algo; esas dudas apenas parecen importantes. Alguien lo ve desde lejos, queda maravillado, confundido y quiere acercarse. Camina hacia ese lugar y sabe inefablemente que ahí se esconde el secreto más grande que la nada haya guardado. No entiende. No sabe si la verdad esta en sus piedras suaves, en las asimetrías de las montañas o en los espacios que el polvo dibuja sobre la hierba dura. Mira a su alrededor. Se siente como nada e inmediatamente entiende que ser nada es serlo todo y se arrepiente de su pensamiento. Es valiente. Prende fuego en una antorcha y esta no alcanza a alumbrar. Sabe que el agua ya no ayudara hidratarlo y que la luz solar ahí ha perdido sus efectos. Se despoja de todo y camina al lugar. Está solo. Es un héroe. Camina por el polvo y las piedras que no lastiman; lo hace durante un tiempo que no entiende: no hay amaneceres, no hay ocasos. Su cuerpo no sufre cambio alguno; sabe que no hay tiempo. Se acerca. Alguna vez cree que es un trayecto infinito; no lo es. No se guía por la vista sino por la duda; es donde su mente parezca mas confusa hacía donde debe caminar. Proximidad. Su mente se desvanece; su cuerpo sigue completamente en pie. Se inmoviliza; está paralizado. Sabe que no puede ni podrá moverse mientas más se acerque. No se rinde, pero comprende su inutilidad. Se aleja un poco, se recuesta; cierra los ojos y vive.

Fernando García

4 comentarios:

khemeya dijo...

terminé algo confundida, ¿en la nada hay algo?... y al final yo supuse que "alguién" había muerto...
cerraré los ojos y meditaré, muy buen post

Juan dijo...

Preguntas. Más.
Paso a saludarlo. Que el saludo quede flotando en la nada. Eso espero.

Juan.

Laura dijo...

bellisimo, realmente

nacho dijo...

La nada es una novela escrita por la señora Laforet en Madrid... Barcelona le pareció poca cosa para vivir porque ahí radicaba su familia, el prototipo de la familia de los Locos Adams, sólo que dicha familia era oligofrénica y sindrómica.

Saludos desde el norte de México, el antiOaxaca.

nacho mondaca.