jueves, junio 01, 2006

Ejercicio acerca de "El barril de amontillado"

Hay un cuento de E. A. Poe que me gusta mucho. Afortunadamente fue el cuento elegido para la sesion de taller del sabado pasado y aprendi muchas cosas acerca los mecanismo que trabajan por debajo de un cuento. Y a decir verdad, me ha puesto a pensar muchisimo. Entonces el maestro Chimal ha propuesto un ejercicio relevante a este texto ("El barril de amontillado"). He aquì el resultado:

Las barricas de Montilla no se llenan en un solo día, ni mucho menos poniendo al tope cada barril con líquido. Poco a poco los barriles van tomando en su interior los sabores y propiedades del vino, hasta que este es ya parte de ellos.

Fortunato nunca llamó mi atención, ni yo la de él. Y no era para nada necesario. Hacía tiempo que yo había dejado el protagonismo en las "altas sociedades" de este lugar, y entonces mi apellido me seguía cual inútil sombra. Sin embargo como sucede en este tipo de sociedades, las noticias de la gente mas importante afectan, o fingen afectar a las personas menos importantes. No era un caso extraño el que tuviéramos que acudir a alguna reunión que significara la bienvenida de algún nuevo miembro de la familia de Fortunato o algún otro hecho; incluso desafortunado para él. Era imposible faltar a dichas reuniones: toda la gente se encontraba ahí; gente útil y apreciable.

Con el tiempo empecé a detestar las galas. Mis amigos empezaron a morir o a mudarse y en las ultimas ocasiones estuve solo bebiendo algún trago de moda; vulgar e insípido.

Era momento de su discurso para conmemorar su vuelta a la libertad que le había quitado el matrimonio; incluso un motivo tan poco digno le hacia merecer una gran gala (era una ofensa). No repetiré sus palabras, solo diré que me llamó desde el estrado y me hizo subir. Yo accedí a todo con gracia (quizás un poco tambaleante por culpa de sus malos tragos) y entonces, frente a toda esa gente preguntó ¿Cuál es su nombre? Ese fue un insulto imperdonable.

1 comentario:

Israel dijo...

The cask of amontillado, es una chingonería.
Gracias por las memorias.